side-area-logo

Botox para el tratamiento del bruxismo

Botox para el tratamiento del bruxismo

El botox o toxina botulínica tipo A es una de las alternativas de tratamiento para el bruxismo.

Hemos recibido varias consultas sobre si es cierto que el botox o toxina botulínica se usa como tratamiento para el bruxismo. La respuesta es sí, se puede aplicar porque la toxina es inhibidor de la actividad muscular que actúa por hasta 6 meses.
Lo que produce es una inactivación de las fibras musculares que permiten la función masticatoria. Esto permite que se reduzca la frecuencia del bruxismo y sus efectos negativos, entre ellos dolores de cabeza y cuello y desgaste de los dientes.
Pero antes de pensar en un tipo determinado de tratamiento, lo primero es tener un diagnóstico adecuado y para ello debes pedir hora con un especialista es trastornos temporomandibulares y dolor orofacial. Son los únicos capacitados para diagnosticar y tratar problemas como bruxismo.

¿Cómo se aplica el botox para bruxismo?

El botox se aplica igual que en los tratamientos estéticos. Se coloca con una micro aguja en las terminaciones nerviosas de los músculos estriados de la mandíbula. Esto permite que disminuya tensión y dolor en el músculo, pero no afecta la capacidad masticatoria.

Los resultados esperados se obtienen a partir de la semana después de aplicado, aunque los primeros efectos se notan a partir de las 72 horas.

Es necesario explicar que este tratamiento alivia las consecuencias del bruxismo, pero no lo elimina. Para tratar su causa es necesario que el especialista indique el tratamiento adecuado.

¿Cuál es el tratamiento del bruxismo?

Lo primero en un diagnóstico completo es un análisis clínico (músculos, articulaciones, dientes) y una entrevista con el paciente para conocer sus hábitos, descanso, horas de trabajo, etc. Esto permitirá conocer la existencia de elementos que podrían estar influenciando en la aparición del bruxismo.

Al conocer las causas que generan el bruxismo se puede complementar con tratamiento farmacológico y cambios de hábitos.

Comments
Share
william collio

A %d blogueros les gusta esto: